La oscuridad en los cuentos de hadas: La Cenicienta (Cinderella)


¿Quién no conoce la historia de la doncella cubierta de cenizas? La Cenicienta es un cuento de hadas que empezó a relatarse por el francés Charles Perrault en el año 1697. Sin embargo, su origen fue mucho antes y muy alejado de Europa, ya que según dicen este fascinante relato tuvo su origen en Egipto. 

Fueron muchos los autores griegos que hablaron en su mitología de la leyenda de Ródope, una muchacha egipcia que un día, mientras se daba un baño, un águila (o halcón según la adaptación) se llevó su sandalia dejándola caer frente al faraón. Y así fue como el soberano ordenó encontrar a la propietaria de dicho calzado para hacerla su esposa, debido a que quedó embelesado por la belleza y delicadeza de aquella sandalia. 

No obstante, no solamente los griegos y los egipcios contaron este cuento, Cenicienta también dejó su rastro en Roma, China, Persia y entre los indígenas americanos. Cinderella (inglés), Cendrillon (francés), Cenerentola (italiano), Aschenputtel (alemán), Askepott (noruego) y un largo etcétera son los nombres que recibe esta joven según la traducción del país, que además de Perrault, también fue adaptada por el italiano Giambattista Basile y los alemanes Hermanos Grimm

La versión de Charles Perrault es muy parecida a la que todos sabemos con la diferencia de los dos bailes que hay, donde Cenicienta pierde el zapato de cristal en el segundo. En el final, cuando le prueban el zapato, el Hada Madrina vuelve a aparecer y cambia sus sucios ropajes por unos de princesa. 

La adaptación de los Hermanos Grimm comienza bastante parecido al cuento "La Bella y La Bestia", ya que Cenicienta al igual que Bella le pide a su padre una rama (Bella pide una rosa) para plantarla en la tumba de su madre, mientras sus hermanastras quieren regalos lujosos. Tiempo después, aquella rama crece y se convierte en un avellano donde se posa un pájaro que concede cualquier cosa a la joven, este animal representaría al Hada Madrina (¿o a la madre?). Y es así, como en las anterior versión, Cenicienta asiste al baile, que en esta ocasión son tres, donde en este último y al escapar siempre del príncipe a medianoche, éste decide que unten con pegamento todas las escaleras, perdiendo la muchacha el famoso zapato. 

Llegados a este punto es donde encontramos la verdadera oscuridad en este cuento, cuando las hermanastras se prueban el zapato y se cortan los dedos de los pies, por orden de la madrastra, para que les entre y sea de su talla. Así pues, engañan al príncipe, pero dos palomas le avisan de su equivocación descubriendo la sangre en el zapato. El príncipe vuelve y ocurre lo mismo, esta vez con la otra hermana que se corta el talón. Finalmente y tras repetirse lo de la vez anterior, consigue encontrar a Cenicienta y casarse con ella, mientras sus hermanastras quedan ciegas al ser picadas por las palomas en sus ojos. Mencionar también que el padre sigue vivo y no muere en esta versión.

Sea como sea, la historia relata como una joven que es maltratada, por sus hermanastras y madrastra, consigue el amor de un príncipe o rey a través de la ayuda de un pájaro, un Hada Madrina o su madre, siguiéndole además el objeto mágico, siendo el conocido zapato de cristal, mientras que en otras versiones se relata que es un cepillo. 

La doncella cubierta de cenizas que es recompensada por una vida que no merece, logrando incluso mucho más de lo que pudiera haber soñado jamás. 

La primera ilustración está realizada por Yoshitaka Amano, la segunda por Rie Cramer y la tercera por AH Watson.

3 comentarios:

  1. Ay que bien que has hecho la entrada de Cenicienta, ya tenía ganas! No sabía que tenía sus orígenes en Egipto pero lo que si sabía era esa parte macabra del cuento :S

    Ya he visto que has reformado el blog y has vuelto con las pilas totalmente cargadas! Que bien! :) Anda que no tengo que leerme entradas tuyas, y sobre todo la de los Príncipes de Edelweis, que me interesa mucho.

    Me alegra que sigas escribiendo entradas tan chulas

    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro, jeje ya le tocaba entrada a tu Cenicienta! ^^

      Sobre los cambios, la verdad es que necesitaba hacerlos para poder avanzar con el blog, entre otros proyectos. Espero que te guste el relato de "Los Príncipes de Edelweiss", también tiene su lado macabro. ;)

      Un saludo muy grande. =)

      Eliminar

Muchas gracias por comentar ^^. Tu participación es muy importante para nosotros.